Financieramente autónomo

A los consumidores les gustaría que la economía fuera más orgánica

Nuestra sociedad actual está cambiando a gran velocidad. Cientos de miles de empleos permanentes estarán en peligro en los próximos 10 años. Todo se está automatizando y robotizando. Mira, por ejemplo, los avances en el cuidado del hogar; o en la gestión de líneas, que ya está siendo descartada por las empresas. Está surgiendo un nuevo mundo económico a un ritmo acelerado, donde los empleos van en declive y la gente se da cuenta de que puede y debe generar ingresos a partir de su propia red y haciendo uso de su propia energía y recursos.

Los nuevos modelos económicos están ganando terreno rápidamente a nivel mundial

En Beyuna respaldamos el poder de las nuevas redes económicas, en las que la distribución de los beneficios es más justa y más equitativa que la distribución tradicional de los beneficios de las empresas actuales. Si no, ¿por qué deberíamos comprar una gran cantidad de productos de las empresas si no se nos recompensa por estos hábitos de compra como clientes leales?

En Beyuna, los ingresos y los beneficios se reparten entre los distribuidores reales, y no entre un número limitado de accionistas como en las empresas tradicionales. Llegan a quienes tienen más derecho a ellos.

Está claro que debemos organizar los ingresos y el crecimiento económico de una manera distinta en el futuro, en la que nos centremos en el poder que ofrecen las redes para la incierta situación económica de los consumidores. Un negocio propio basado en una mentalidad de empresa social que garantice un futuro financiero próspero.

Los consumidores quieren determinar su propio futuro financiero

Esta es nuestra respuesta para garantizar un equilibrio adecuado entre los ingresos y el bienestar. Al igual que en los años 60 y 70, las nuevas generaciones desean conseguir algo mediante sus propios recursos. No quieren verse atrapadas en un proceso en el que otras personas dicten su futuro. En este momento, son ellas las que buscan su propia autonomía. Se dan cuenta de que si sus finanzas están organizadas, son realmente autónomas en todo. Libertad e independencia en las actividades diarias.

Eso es a lo que Beyuna aspira con la red de distribuidores. Nos centramos en la creencia de que el consumidor aspira a una mayor autonomía financiera.

Lucas IJsbrandy, CEO de Beyuna