Entrevista a Lucas IJsbrandy

Enhorabuena por el 5.º aniversario de Beyuna. ¿Cómo han pasado de ser una organización que vendía suplementos alimenticios a través de un sistema de distribución de marketing en red a ser un movimiento Beyuna con un contexto social tan fuerte?

«Esa es una pregunta muy interesante. Hay una serie de factores clave para ello. En primer lugar, los criterios de calidad de Beyuna son lo más exigentes posible. Esta misión ha sido asumida por mi amigo Paul Gebbink, jefe de Investigación y Desarrollo de Productos, a quien le apasionan e interesan profundamente todos los avances recientes.

El contexto social que conlleva esto incluye necesariamente temas como las políticas y estrategias agrícolas. Evoluciones como el uso de OGM, pesticidas, tecnología de ADN y demás exigen una postura crítica. Afectan a la salud de todos. El proceso de producción de las cadenas alimentarias, las fábricas, el proceso de distribución y, por último, aunque no menos importante, el papel que desempeñan los supermercados: todos tienen un impacto considerable. Según la Organización Mundial de la Salud, dos mil millones de personas de todo el mundo están sobrealimentadas y presentan una deficiencia demostrable de micronutrientes, con todas las consecuencias médicas que eso conlleva».

Ha descrito un problema social muy amplio. ¿Cómo cree que Beyuna puede hacer algo al respecto?

«Nos va a llevar décadas conseguir por completo el objetivo final que deseamos. Hasta entonces, Beyuna y sus productos ofrecen una respuesta al aporte de micronutrientes».

La calidad y el precio suelen ir de la mano. ¿Cree que los productos de alta calidad de Beyuna son accesibles para todo el mundo?

«Ese es el segundo punto. Además de ofrecer productos de primera calidad, Beyuna también trata de guiar a las personas, viendo cómo pueden desarrollarse hasta un nivel en el que se sientan autónomas. El concepto de Beyuna tiene que ver con la redistribución del dinero. Aunque hemos elegido un sistema de marketing en red para distribuir los productos, hemos eliminado todos los aspectos negativos que formaban parte de él anteriormente. Lo bonito de este sistema es que Beyuna te da la oportunidad de comunicarte con tus distribuidores o usuarios. Hay que describir y explicar los productos de Beyuna. También hay que explicar el concepto en sí mismo, dado que es relativamente desconocido en Europa. Por eso hemos creado la Academia Beyuna, que nos permite dar formación y apoyo a quien lo necesite».

¿Cómo se presenta el futuro para Beyuna ahora que se han sentado las bases y que ya dispone de un grupo numeroso de distribuidores bien formados y listos para ponerse a trabajar en Europa y América?

«Beyuna tiene una visión clara para el futuro. El mundo se dirige hacia un nuevo orden en el que las personas supondrán una diferencia para los demás, en lugar de que los accionistas optimicen su rendimiento en detrimento de la sociedad. Esta transición implicará valores fundamentales, además de tener a la gente en consideración. El concepto de Beyuna incluye todas las cualidades necesarias para desempeñar un papel importante al respecto. La solidez financiera que Beyuna ofrece a sus distribuidores les permite tomar decisiones conscientes para promover la sostenibilidad, así como generar autonomía financiera para sí mismos. Beyuna tiene la oportunidad de añadir a su gama productos que contribuyan plenamente a un mundo mejor. Así se completa el círculo, de modo que juntos podamos crear un comportamiento de consumo responsable en el que se hagan las elecciones correctas. Los proveedores de esta cadena de suministro seguirán el comportamiento de los consumidores».

Es poco habitual que las organizaciones de este segmento del mercado supediten sus intereses económicos a un objetivo social más alto. ¿Cuál cree que será el panorama dentro de cinco o diez años?

«La verdad es que es una situación en la que todos ganan. Tiene que ver con hacer elecciones correctas, pero como mencioné antes, también se trata de la seguridad financiera de nuestros consumidores y distribuidores. Beyuna es una organización transparente que rinde cuentas a sus usuarios al tiempo que explica y respalda sus elecciones. Si juntamos nuestras mentes para pensar dónde nos puede llevar esto, me gustaría hacerme eco de nuestro lema: «diseñar un mundo en el que las personas sean lo primero». Nos encontramos en un marco atemporal en el que podemos desarrollarnos como organización. Por último, hemos ideado un concepto en el cualquiera que desee participar podrá sacarle realmente el máximo partido. De este modo se pueden abordar problemas como las pensiones, el cuidado durante a la vejez, la educación de los hijos, la financiación de los gastos sanitarios de nuestros seres queridos, las decisiones relacionadas con la energía, el CO2, el plástico en el mundo y otros. Existe un férreo compromiso a todos los niveles para buscar juntos soluciones sostenibles. Lamentablemente, las medidas necesarias suelen retrasarse o modificarse porque los costes económicos de las soluciones requieren una inversión demasiado grande, o se pasan o las acaban pagando los consumidores que apenas pueden permitírselo.

El concepto de Beyuna responde a todas estas cuestiones, empezando por la atención sanitaria preventiva, con un modelo financiero hecho a medida. Seguir el concepto de Beyuna nos permitiría resolver muchos de estos problemas, ya que está perfectamente posicionado para que la transición sea satisfactoria. Me gustaría invitar a todo el mundo a participar en el movimiento Beyuna».