Declaración Vanessa

Hola, me llamo Vanessa Mambi y he trabajado por mi cuenta en la industria del baile y el entretenimiento durante más de 11 años. He dado salida a mi creatividad y pasión con la coreografía, como profesora de baile y entrenadora, así como formando a bailarines que se han convertido en grandes artistas de escenarios de toda Europa.

Hace unos años mi cuerpo comenzó a quejarse, especialmente las caderas, que las tenía desgastadas; tuve lesiones en los hombros y sufría a menudo problemas de circulación sanguínea. Además, siempre estaba resfriada. Vivía de forma muy frugal, centrándome en ahorrar en todo lo que podía... Así es como llevaba mi vida... Después de todo, con mi pasión solo podía costearme las facturas hasta cierto punto. No tenía ahorros para la pensión. No tenía libertad. Trabajaba 7 días a la semana y 16 horas al día. La vida no dejaba de ser dura.

Quería un cambio y, por eso, en mi quinto año como autónoma, empecé a buscar frenéticamente una alternativa. Una, en cualquier caso, para los ahorros que tanto me había costado ganar, porque la economía no iba bien y los intereses bancarios se habían desplomado. Un poco antes me había enterado de un proyecto de inversión que pintaba bien, pero con el que mi dinero se quedaría atascado ahí. Para diversificar el riesgo, busqué una segunda solución, pero pasaron años sin encontrar nada que me atrajera.

Fue entonces cuando me crucé con Beyuna, en el momento correcto de mi vida. Estaba preparada para ello. Como siempre, estaba atenta a nuevas oportunidades y me topé con una foto de una antigua bailarina de salsa en Facebook. Iba a hacer negocios a... Curaçao. ¡Qué guay!, pensé. ¡Yo también quería hacerlo! Sentía curiosidad por lo que iba a hacer allí, así que me acerqué al Centro de formación de Beyuna en Hoofddorp en cuanto volvió de su misión comercial.

Tres meses después, no me arrepiento en absoluto de mi inversión, mi aportación ni del tiempo y la energía que he invertido en Beyuna. Estoy logrando unos resultados fantásticos con sus productos. Noto que estoy de nuevo en plena forma y he vuelto a dedicar más tiempo a bailar con mis alumnos. Además de eso, con el apoyo total que me prestaron los mejores asesores en marketing en red, ahora me doy cuenta de lo rápido que estoy progresando en un ámbito que es completamente nuevo para mí. ¡Y eso me hace sentir genial!

Mi primer objetivo es conseguir que el mayor número de personas de mi alrededor se entusiasme por invertir en su propia salud y la de sus seres queridos. Una vida sana trae felicidad. Ayudar a los demás te da una enorme satisfacción. Mi segunda meta es llegar a tener libertad financiera en todos los aspectos para poder hacer lo que quiera, donde quiera y cuando quiera, dejando de lado las cosas que no me interesan. A la vez, eso me permitirá dar más a los demás porque simplemente seré capaz de hacerlo. En los próximos 5 años me gustaría establecer mi propia organización dentro de Beyuna con de 5 a 10 socios comerciales, en la que cada uno gestione su negocio de forma independiente y con éxito.

Estoy aprovechando cada oportunidad que se me presenta para hablar de mi empresa. Basta con que alguien me pregunte a qué me dedico. Estoy invirtiendo en los programas de formación y eventos de Beyuna, compro un libro de gestión tras otro, hago cursos de marketing y facilito el material promocional necesario... En resumen: Estoy estudiando mucho, sigo trabajando tan duro como antes, y estoy obteniendo mejores recompensas de Beyuna, a pesar de que ni siquiera he empezado a llevar el negocio a tiempo completo.

¡¡Sííí!! Puedo decir con orgullo que he llegado al primer puesto empresarial en mis tres primeros meses de trabajo con Beyuna. Reconozco que he tenido algunos altibajos, me ha tocado aprender mucho, he recibido duras lecciones y me he armado de paciencia a lo largo del trayecto, pero he logrado un resultado estupendo y que, sinceramente, no esperaba. ¿Y ahora qué? …. ¡Pues estoy de camino a mi próximo éxito!